La gimnasta Samantha Cerio no calculó bien la distancia y terminó hospitalizada.

La noche del pasado viernes fue su último día como gimnasta. Samantha Cerio se despidió de la disciplina con tan sólo 22 años tras dislocarse las dos rodillas, además de quebrarse el peroné durante una desafortunada caída en el torneo regional de universidades de Estados Unidos.

Luego de presumir sus encantadores ejercicios y giros en el suelo, regresó a la esquina del escenario para comenzar una carrera y realizar lo que parecía se trataba de una una gran pirueta que desafortunadamente no terminó como esperaba, aterrando a todos los presentes.


“No podría estar más orgullosa de la persona que la gimnasia me ha hecho ser. Me enseñó el trabajo duro, la humildad, la integridad y la dedicación, sólo por nombrar algunas. Me ha dado desafíos y obstáculos que nunca hubiera imaginado que hayan existido. Puede que no haya terminado como lo había planeado, pero nada sale como se planea”

SAMANTHA CERIO, GIMNASTA.

El brutal momento en que no logró calcular la distancia que le quedaba con la colchoneta quedó registrado en las cámaras de varios testigos, quienes se apresuraron a publicar las imágenes en redes sociales, no importando que se tratara de una de las peores lesiones registradas en el mundo del deporte. 

Author

Write A Comment